¬ŅRobando trabajo a los argentinos? (1999-2009) De locutor de radio a organizar cruzadas solidarias y crear los primeros Campeonatos de Marinera

0
1380

 

 


La inolvidable d√©cada argentina del 1 a 1 (un peso igual a un d√≥lar) fue muy buena para muchos. Por mi innata paciencia me convert√≠ en vendedor de sal√≥n tras a√Īos en un mostrador de una sastrer√≠a en el barrio de Belgrano, escuchando a indecisos clientes para luego pasar a ser asesor de marketing y merchandising con visitas a exigentes y desconfiados due√Īos y gerentes de empresas. Hab√≠a hipotecado muchos a√Īos de universidad y de vocaci√≥n social, por el trabajo y la estabilidad econ√≥mica. Pero no duden que vali√≥ la pena.
1999 anunciaba un nuevo siglo con esperanzas y cambios, pero continuar√≠an grandes problemas sin resolver sobre todo en la justicia social, y en ese tema Per√ļ y Argentina parecen mellizos. Argentina viv√≠a el fin de una √©poca de aparente estabilidad pero que traer√≠a innumerables dificultades econ√≥micas. El uno a uno se iba y vendr√≠an problemas para la inmensa mayor√≠a de inmigrantes.
Con 11 a√Īos de mi llegada a la Argentina, sab√≠a que deb√≠a cambiar mi rutina de trabajar y trabajar 12 hs de lunes a domingo. Reviv√≠ viejos proyectos y fui en b√ļsqueda de mis sue√Īos.
Hab√≠a aprendido en la universidad a conocer m√°s de pol√≠tica, algo de f√ļtbol, a bailar tango, a tomar mate y algunas sanas ma√Īas porte√Īas‚Ķ ja ja ja. Pero lo que me marc√≥ fue aprender danzas del folklore peruano con los pioneros en Argentina: el grupo Kaymillajtay. Para 1992 hab√≠a reiniciado mi vocaci√≥n de crear agrupaciones y organizar eventos sociales y deportivos. Fundamos un club de v√≥ley (Santa Rosa de Lima) y organizamos un campeonato intercolectividades. Pero recordemos que en octubre de 1994 hab√≠a llegado mi propio programa de radio. Y vaya que cambi√≥ mi vida por siempre.
Pas√© por varias emisoras en Capital y redefin√≠ conforme a diversas experiencias, el formato y contenidos de mis programas radiales, preocup√°ndome por la realidad del migrante en este pa√≠s. Retom√© mis estudios de Ciencias de la comunicaci√≥n en la UBA que por motivos laborales los abandon√© en el tercer a√Īo. Nuestros oyentes exig√≠an que tomemos la iniciativa de organizar eventos familiares. As√≠ nacieron en 1999 nuestros talleres de danzas y competencias de baile. Organizamos la entrega de premios ‚ÄúCandela‚ÄĚ a las figuras m√°s destacadas del ambiente salsero y la 1er competencia de salsa en parejas denominada ‚ÄúBuenos Aires Son 1999‚ÄĚ. Hay viejos videos con j√≥venes bailarines argentinos y peruanos que hoy ya son renombrados profesores de salsa en todo el mundo. Todos bajo la producci√≥n de nuestro popular programa salsero ‚ÄúOye mi Canto‚ÄĚ. Fueron m√°s de 12 a√Īos en la FM 89.1 Reflejos Latinos acompa√Īando tres horas por las noches a miles de oyentes con salsa rom√°ntica. Algunos recordar√°n las multitudinarias clases de salsa que organiz√°bamos en diversas plazas p√ļblicas de la Capital Federal.
Ese a√Īo dio a luz un cl√°sico sabatino para la historia de la radio peruana en Argentina: ‚ÄúCon Alma Peruana‚ÄĚ, que fue uno de los programas pioneros de informaci√≥n y m√ļsica peruana de todos los g√©neros. Con esfuerzo y entusiasmo organizamos el primer concurso de marinera norte√Īa en Argentina. Creamos reglamentos, formatos, categor√≠as, asesorados por profesores de aquel entonces y en un ambiente de sana competencia respetando el amor a lo nuestro, sin saber que hab√≠amos iniciado una gran historia.
Siempre los valores de nuestros oyentes guiaban nuestras acciones y con un gran esp√≠ritu solidario promovimos una campa√Īa de recolecci√≥n de donativos para los damnificados del grave terremoto de Armenia en Colombia. El propio Consulado colombiano reconoci√≥ este trabajo. En el a√Īo 2000 sumamos otros eventos: la 1er elecci√≥n de la Reina del ritmo afro peruano y el 1er concurso de huaylarsh moderno en Argentina. Fueron eventos que reun√≠an familias que disfrutaban de nuestro folklore y nuestra gastronom√≠a. El enorme patio del colegio de la Parroquia Madre de los Inmigrantes de La Boca guarda hermosos recuerdos de esos a√Īos. Adem√°s de una preciada colecci√≥n de viejas fotos de participantes, ganadores y el equipo de infatigables organizadores‚Ķ ¬°√©ramos tan j√≥venes y con mucha energ√≠a¬° ja ja ja.
Para el tormentoso 2001 logramos movilizar a oyentes, empresas e instituciones y coordinamos campa√Īas de recolecci√≥n de donativos para los damnificados del terremoto en Arequipa y de Moquegua. Continuamos con concurridos campeonatos de danzas peruanas y de salsa. Consideramos crear una ceremonia de reconocimiento a personalidades e instituciones peruanas en Argentina. Y nacieron los premios ‚ÄúCon Alma Peruana‚ÄĚ. Esos a√Īos deb√≠amos recuperar el norte y encontrar en los ejemplos de vida de notables peruanos y en la buena gesti√≥n de instituciones, salidas a nuestros problemas dentro y fuera de la colectividad.
La dif√≠cil situaci√≥n migratoria era cada d√≠a m√°s urgente. Miles de peruanos llegamos a Argentina para estudiar o trabajar y deb√≠amos defender nuestros derechos frente a campa√Īas de desprestigio que se difund√≠an en grandes medios de comunicaci√≥n. As√≠ desde la radio llamamos a formar una Coordinadora Autoconvocada de Ayuda al Inmigrante Peruano. Con la ayuda de profesionales coordinamos jornadas de estudio del convenio migratorio argentino ‚Äď peruano y evitar injustas deportaciones. Nacieron nuestras revistas gr√°ficas ‚ÄúCholo con Che‚ÄĚ y ‚ÄúPeruanos en el Sur‚ÄĚ, en respuesta a la estigmatizaci√≥n que la colectividad sufr√≠a en la prensa argentina. No ven√≠amos a ‚Äúrobar el trabajo a los argentinos‚ÄĚ como se dec√≠a en muchos lados, sino a sumar, a proponer y a actuar. Ten√≠amos la convicci√≥n de generar un espacio de di√°logo para una sana convivencia.
El trabajo y la notoriedad en los medios nos dio la oportunidad de contar nuestra experiencia como migrante gracias a una invitación del Gobierno de la Ciudad de Bs As y participar como panelista en una conferencia denominada Metrópolis en la Legislatura de la Ciudad. Un gran honor y el inicio de muchas más participaciones.
Fueron a√Īos de aprendizaje radial con grandes profesionales. En Fm Casablanca, con Oscar Orquera y luego Kike S√°nchez; en FM Cultura con Don Manuel Prado, pionero de los programas de folklore peruano en Buenos Aires; en FM Salsa con Sergio Leonard y Kiko C√©spedes, pioneros de la difusi√≥n salsera en Argentina.¬† En nuestra casa la FM 93.5, Reflejos Latinos, luego Touch√©. pasamos del entretenimiento y la m√ļsica, a la informaci√≥n y la cultura.
Nuestro compromiso con asociaciones peruanas fue creciendo. As√≠ nos sumamos a la misi√≥n del Equipo Pastoral peruano en la Parroquia Madre de los Inmigrantes de La Boca donde formamos parte de un gran grupo humano. Adem√°s, tuvimos el honor de participar en las elecciones para representantes de la colectividad peruana en Argentina y ser elegidos del 1er y luego del 2do Consejo de Consulta Peruano. Fue una experiencia que tubo pocos sabores gratos y sufrimos en carne propia de la burocracia de nuestras autoridades consulares y diplom√°ticas. Varios proyectos que presentamos fueron encajonados y el af√°n de protagonismo de algunos ‚Äúdirigentes‚ÄĚ impidi√≥ trabajar y resolver de manera pronta en favor de los connacionales. Creo que esto no cambi√≥ y hoy no tenemos consejo de consulta. Nada es casual.
Algo enorme para la vida de un inmigrante es so√Īar con la vivienda propia. Tuvimos la oportunidad de formar con otras familias peruanas, la Cooperativa de Vivienda Nueva Imagen Manos a la Obra que bajo el amparo de la ley de fomento a los cr√©ditos hipotecarios a familias vulnerables y tras muchos a√Īos de trabajo y paciencia cumplir√≠amos tan ansiado objetivo. ¬°Toda una bendici√≥n ¬°
No fue nada fácil presentar proyectos a autoridades y que los apoyaran. Muchas veces cónsules y embajadores tienen otras prioridades u otros tiempos y de eso hemos sido testigos siempre. Pero aprendimos a no depender de una sola puerta y las que menos imaginas si que se abren. Sólo hay que buscarlas.
Ya la colectividad era m√°s numerosa y el viejo teatro San Martin de la Av. Corrientes quedaba muy peque√Īo para las tradicionales celebraciones de fiestas patrias organizadas por el Consulado y la Embajada. Pens√°bamos adem√°s que celebrar a la patria no era solo para una noche de danzas. Deb√≠amos presentar una colectividad en crecimiento y con mucho para ofrecer. Fue as√≠ que el 2005 la Legislatura de la Ciudad nos dio la oportunidad de organizar la Semana Cultural Peruana en Argentina, antecedente de lo que ser√≠a el Peruba y el mes cultural peruano. Clases de danzas, muestras gastron√≥micas, encuentros de dirigentes llenaron de contenidos nuestros d√≠as patrios. No fue casual que este proyecto lo presentamos a la Embajada, cuyo apoyo fue muy limitado como siempre, pero que al a√Īo siguiente realizar√≠a una iniciativa muy similar a la nuestra. Ingenuidad de mi inexperiencia‚Ķ
En esos meses tambi√©n el deporte infantil tuvo lugar en nuestra agenda y realizamos el 1¬ļ Campeonato Infantil de F√ļtbol ‚ÄúAm√©rica sin Fronteras‚ÄĚ con equipos de Peru, Paraguay, Bolivia, Corea y Argentina, curiosamente las colectividades migratorias que m√°s crecieron esos a√Īos.
La salud tuvo su espacio en nuestros programas. El aumento poblacional de nuestra comunidad, la formación de familias jóvenes y la necesidad de contribuir a la educación en el campo de la salud motivaron a organizar entre otros un taller gratuito de prevenciones de enfermedades infecto-contagiosas y de trasmisión sexual.
El trabajo de un gran equipo de producci√≥n radial, de empresas y de asociaciones peruanas permiti√≥ que el 2006 presentemos con mucho esfuerzo la ‚ÄúPrimer Semana Cultural por fiestas patrias en Argentina‚ÄĚ, con talleres de danzas y show de m√ļsica peruana. Le sumamos un viejo proyecto: el 1er congreso de la colectividad peruana en Argentina con la participaci√≥n de autoridades peruanas, representantes de asociaciones, profesionales, artistas y comerciantes peruanos. Tambi√©n logramos realizar el 1er taller de microempresas peruanas en la sede del Consulado Peruano. Conseguir cr√©ditos, formalizar el trabajo y estrategias de comercializaci√≥n fueron algunos contenidos de estos encuentros.
Siempre tuvimos una gran apoyo de parte de nuestro p√ļblico. As√≠ desde la radio convocamos a j√≥venes para ayudar a familias carenciadas peruanas y naci√≥ en esos desafiantes a√Īos el grupo solidario La Piedad, en la Parroquia del mismo nombre. Con la ayuda de la nueva oficina de asistencia social del consulado peruano visitamos familias vulnerables con problem√°ticas muy crudas, totalmente injustas y tristemente dif√≠ciles. Gente abandonada en hospitales, madres solteras sin recursos en casa tomadas, personas mayores sin ninguna protecci√≥n social y dejadas por su propia familia fueron casos testigos de un trabajo que marcar√≠a nuestra historia. Con una cadena solidaria, logr√°bamos aliviar temporalmente diversas situaciones.
Ese a√Īo inspirado por las ense√Īanzas del profesor de runa simi Mario Galicia, con un gran y perseverante grupo de amantes de nuestra historia, formamos la agrupaci√≥n ‚ÄúHatun Ayllu, la gran comunidad‚ÄĚ con el fin de preservar valores y tradiciones de la cultura andina en Argentina. Con Hatun logramos realizar al d√≠a de hoy importantes y trabajosos eventos que crecen en participaci√≥n y nos llenan de orgullo. Adem√°s, recordamos las movilizantes campa√Īas de ayuda que promovimos para ayudar a las v√≠ctimas del terremoto de Pisco en Per√ļ y de las inundaciones en La Plata. Los minutos de angustia de esa noche del 15 de agosto a las 19 hs no los olvidaremos: decenas de llamadas de oyentes, comunicaciones cortadas con Lima e Ica, hicieron que viaj√°ramos al lugar de los hechos para llevar ayuda, hacer reportajes e informar. Pasan los a√Īos y ni las autoridades ni nosotros aprendimos a prevenir los desastres naturales.
A partir del 2007 logramos cumplir muchos objetivos. Desde los estudios de FM Cultura, hicimos una trasmisi√≥n internacional en d√ļplex con Radio Nacional del Peru y sumamos repetidoras radiales peruanas desde lo EEUU. Fue un programa hist√≥rico para las fiestas patrias peruanas con la participaci√≥n en nuestros estudios de luminarias de nuestra cultura que visitaban la Argentina:¬† Augusto Polo Campos, Martina Portocarrero, Iraida Valdivia y el gran Tulio Loza. Un programa hist√≥rico, de lujo e incre√≠ble. Fotos y audios de aquel programa siempre me llena de orgullo repasarlos.
Jam√°s olvidaremos el tr√°gico mayo del 2007. Fue ah√≠ donde aconteci√≥ el fatal accidente del popular grupo de cumbia peruana ‚ÄúN√©ctar‚ÄĚ que se llev√≥ la vida de todos sus integrantes y la de dos importantes empresarios peruanos en Argentina, la Sra. Miriam Orillo y de mi amigo personal, el inolvidable y carism√°tico productor de espect√°culos Don Juan Murillo. Extra√Īo sus repentinas llamadas telef√≥nicas para promocionar multitudinarios espect√°culos peruanos. La web nos recuerda la √ļltima entrevista radial realizada a Jonny Orozco en nuestro programa de Radio M√°gica.
Fue grato participar en las primeras trasmisiones radiales, con un grupo de compatriotas vecinos de la zona de La Salada y Villa Celina, fundadores de FM Sensación, denominada con justicia, la 1er radio comunitaria auténticamente de la colectividad peruana en toda la Argentina. Jamás olvidaremos a su coordinador el enorme y solidario German Crispín.
Durante esos a√Īos la Argentina sufr√≠a de graves problemas sociales y el aumento de la poblaci√≥n de migrantes los pon√≠a en el ojo de la tormenta. Los grandes medios se encargaban de realizar campa√Īas de xenofobia y se√Īalar a los elementos negativos de las colectividades. Persecuci√≥n medi√°tica a la colectividad peruana, cierre Galer√≠a LH, abusos policiales, informes gr√°ficos del narcoterrorismo en el Bajo Flores, cierre de locales y galer√≠as comerciales e incremento de redadas ambulatorias en centros de encuentro de la colectividad eran noticias cotidianas. As√≠ para mejorar nuestro discurso profesional, tuvimos la oportunidad de aprender t√©cnicas de producci√≥n period√≠stica y radial en TEA, egresando en el 2008.
Fueron a√Īos de muchos desaf√≠os, sinsabores, pocas metidas de pata y de harto trabajo profesional. Logramos editar varias publicaciones novedosas, todas impresas en papel, de distribuci√≥n gratuita y actualmente subidas en nuestra p√°gina web. Asi apareci√≥ luego de un extenso relevamiento de locales de cocina en Capital y Gran Buenos Aires, la ‚Äú1er Gu√≠a de Restaurantes Peruanos en Bs. As‚ÄĚ, debido al auge de la industria gastron√≥mica en este pa√≠s. Adem√°s, publicamos la 1¬ļ Gu√≠a del Inmigrante Peruano, con informaci√≥n y direcciones de inter√©s para los compatriotas. Para la colectividad peruana en La Plata tambi√©n logramos editar la 1er revista ‚ÄúPeruanos en La Plata‚ÄĚ. Adem√°s, nos queda un grato recuerdo de una campa√Īa solidaria en favor de la familia Jim√©nez, radicada en esa ciudad, luego que un voraz incendio acabara con su vivienda.
Ya para el 2009, un poco tarde pero seguro, nos convertimos en 2.0. Bautizamos nuestro trabajo y nace as√≠ ‚ÄúCholo con Che Medios‚ÄĚ.¬† El nombre no fue casual, quer√≠amos mezclar lo peruano con lo argentino, acentuar nuestro trabajo y en lo posible ser irreverentes frente a la dura realidad de esos a√Īos. Y el nombre peg√≥, tanto que, al d√≠a de hoy, otros paisanos sin ning√ļn permiso lo usan para sus emprendimientos. Ampliamos nuestros espacios de comunicaci√≥n y usamos las redes sociales y la web, con lo cual mejoramos la llegada de nuestro trabajo, siendo colaboradores de importantes radios y canales de tv en Per√ļ. Desde nuestra p√°gina www.choloconche.com.ar¬† proponemos¬† no s√≥lo informaci√≥n de lo que pasa en Per√ļ y de lo que pasa con los peruanos en la Argentina, sino adem√°s campa√Īas para el desarrollo social sin distinci√≥n de nacionalidades.
Dentro de las esperadas actividades de ese a√Īo recordamos la organizaci√≥n de la 1¬ļ Semana de la Cocina Peruana en Argentina, con la participaci√≥n de importantes restaurantes y clases magistrales de cocina de destacados chefs peruanos en Buenos Aires. Narda Lepes, Donato de Santis y otros ilustres de la cocina en Argentina disfrutaron de estos encuentros. Aprender a preparar buenos cebiches, degustar causas, cocina chifa y comida peruana fusi√≥n deleitaron a todos los presentes.
Pasaban los a√Īos y √©ramos testigos de diversas gestiones de enormes dirigentes peruanos con sue√Īos para la colectividad. Tanta energ√≠a, experiencia y amor por el Per√ļ muchas veces pagada con la ingratitud, la envidia y la pereza de una colectividad que sigue trabajando de manera atomizada, muy lejos de un espacio de uni√≥n. Y los a√Īos pasan, la energ√≠a se agota, los l√≠deres se cansan y por esto era necesario intentar reunirlos e integrarlos. Tarea dif√≠cil en esos a√Īos y ahora.¬† Con esa convicci√≥n y preocupados por hacer un diagn√≥stico de diversas √°reas de desarrollo de la colectividad hicimos el 2¬ļ Congreso de la Colectividad Peruana en Argentina. Las conclusiones las podemos encontrar en nuestra p√°gina web.
Creo que con 39 a√Īos y m√°s de 20 a√Īos en la Argentina me volv√≠ demasiado reflexivo. Estaba seguro que ten√≠a la experiencia, el reconocimiento y la capacidad para avanzar en una misi√≥n social que no tiene gui√≥n, no tiene libros ni menos formas, pero que la vida en Argentina me segu√≠a presentando.
Confieso que corr√≠ mucho y que en los pocos momentos libres, por las noches al llegar a casa, sent√≠a que me deb√≠a algo importante: formar la familia. ¬ŅC√≥mo llegar√≠a? ¬ŅC√≥mo ser√≠a? No sab√≠a ni donde, ni cu√°ndo, pero sent√≠a que estaba cerca. Nuestra siguiente d√©cada ser√≠a la mejor.
Gustavo Huayre

No hay comentarios

Dejar respuesta