PERÚ 2 – CROACIA 0 , NOTA APROBATORIA

0
413

Qué lindo ver a mi Perú jugando así. Qué lindo ver a esta nueva generación disputando un partido ante una Croacia con grandes figuras y sometiéndola hasta hacerla perder la paciencia. Ni Modrić, ni Rakitić , ni Mandžukić fueron capaces de vulnerar la feroz zaga incaica que, incluso, no fue la titular. Y es que «el tigre» Gareca ha logrado hacer el milagro, sí señores, el milagro de hacer que un fútbol peruano se haga respetar a nivel mundial. ¿Exageración?, para nada. Nuestra selección de fútbol está logrando de a pocos, lo que era impensado hace un par de años: mostrar al mundo que en nuestro país sí se puede jugar bien a la pelota. Aunque la deuda aún está en el torneo doméstico, donde se espera que el resurgimiento también se dé como efecto dominó. Pero ese es otro tema…

Ahora, repito, no es exageración, el equipo funciona casi como una máquina. Entre quien entre, no se siente el cambio. Santamaría no hizo extrañar a Rodríguez. Araujo, suplió con creces a Ramos. Farfán jugó un gran partido, muy sacrificado, e hizo que el equipo se «acostumbre» a jugar sin Guerrero (pero, a decir verdad, nadie puede reemplazar a nuestro capitán). Cáceda, cuando fue requerido, cumplió largamente. Y quienes entraron, en general, hicieron su trabajo eficientemente. Aunque me queda una duda. Benavente parece, hasta ahora, no encajar en el esquema que quiere Gareca. Quizá lo ponga desde el vamos ante Islandia, y tape muchas bocas. Eso espero.

Aunque la preparación camino al mundial de Rusia recién empieza, lo hecho por equipo, está ilusionando el incrédulo y sufrido hincha blanquirojo., que ha visto por muchos años fracasos tras fracasos. Incluyéndome, jamás pensé vería nuestra bandera flamear en un mundial. Pero como diría Reimond Manco, «tócame, soy realidad», estoy viviendo una hermosa realidad. Ahora veo a mi amado país jugando de igual a igual, y superando, a selecciones top que están acostumbradas a este tipo de partidos. No somos menos. Nunca lo fuimos. Sólo fuimos capaces de creer que lo éramos. He ahí la diferencia entre ser un ganador y un perdedor. Los ganadores son fuertes de la cabeza, que era lo nos faltaba, porque talento siempre ha habido. Siempre se le ha reconocido al futbolista peruano como habilidoso, talentoso, pero mentalmente débil. La cosa parece estar cambiando, pero para que no sea flor de un día, el trabajo debe ser sostenido, con una receta simple: trabajemos con los niños, con los jóvenes, que son ellos los que van a cambiar nuestro país. En todo sentido…

http://latribunaperuana.blogspot.com.ar/

Renato Medina

No hay comentarios

Dejar respuesta