Mataron joven de 18 años, hijo de peruanos, con un tiro en la cabeza para robarle el celular

0
9804

A Angel Albarracín (18) le faltaban caminar pocos metros para llegar a la casa de su novia, en el barrio porteño de Pompeya, cuando delincuentes lo interceptaron para intentar robarle y le pegaron al menos un tiro en la cabeza por el que falleció horas más tarde.

El hecho se produjo el martes pasado, en las inmediaciones de Pepirí y Doctor Pedro Baliña, cuando la víctima iba a ver a su pareja para celebrar que había conseguido trabajo como repositor en un comercio del barrio de Once.

A partir de una denuncia, los efectivos de la Comisaría Vecinal 4B acudieron al lugar y hallaron a Albarracín tirado sobre la vereda con mucha sangre en la cabeza y sin responder a los estímulos.

Inmediatamente, personal del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) trasladó al joven al hospital Penna, ubicado a unas ocho cuadras de ese lugar. Sin embargo, pese a la atención médica recibida, Albarracín falleció el jueves a la noche.

Los policías también encontraron en el lugar del ataque una mochila con todas sus pertenencias de la víctima, por lo que intentaban establecer el móvil del crimen.

Según el video de las cámaras de seguridad de un vecino de la zona, los delincuentes eran dos y escaparon corriendo tras el brutal ataque.

Este viernes sus familiares y los vecinos de la zona realizaron una movilización para reclamar justicia y mayor seguridad. «No hay testigos, no hay nada que nos permita saber qué pasó», lamentó Tatiana, la hermana de Angel, en declaraciones a TN.

Por su parte, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 34, a cargo de Juan Pedro Zoni, ordenó la intervención de la Unidad de Criminalística en la escena del crimen y solicitó la copia de la historia clínica de la víctima al hospital Penna.

Asimismo, derivó la investigación del hecho a la División Homicidios de la Policía de la Ciudad y encomendó una serie de diligencias probatorias, mientras que por el momento no descartaban ninguna hipótesis acerca del móvil del crimen, añadieron los informantes.

En ese sentido, los pesquisas establecieron que no hay cámaras del Gobierno de la Ciudad en la zona ni testigos del asesinato, pero advirtieron que sobre la calle Doctor Pedro Baliña al 3900, a unas tres cuadras del lugar, hay una cámara privada, cuyo registro iban a solicitar para visualizar si el o los agresores fueron captados y de esta forma proceder a identificarlos. (C)

No hay comentarios

Dejar respuesta