La Leyenda de la Huaca de la Luna (Ruta Moche)

0
1434

 

Ubicado a 5 kilómetros al sur de Trujillo, el Complejo Arqueológico Huaca de la Luna se muestra lleno de misticismo y encierra historias legendarias que sus pobladores crearon para dar significado a tan portentoso monumento arquitectónico.

Perteneciente a la Cultura Mochica, la Huaca de Luna tiene un referente impresionante formado del boca a boca de sus pobladores, dándonos una idea mágica del por qué se construyo este templo ceremonial donde solo los privilegiados podían ingresar.

Se dice que en la época cuando se daba culto a los dioses, dos hermanos caminaban por los campos de un pueblo asentado en el lugar. Durante su recorrido, los muchachos encontraron una serpiente pequeña con dos cabezas. Los jóvenes quedaron asombrados de ver al peculiar ofidio con tales características poco usuales, así es que al llamar su atención, deciden llevarlo consigo rumbo a su hogar.

Los jóvenes estuvieron prendados de su nueva mascota, no cesaban de jugar con el animal, le daban de comer mucho y la serpiente crecía con suma rapidez. Era algo imparable e inexplicable pues el animal cada vez se le notaba más amenazador. Ante ello, los pobladores y vecinos, les reclamaron abiertamente a los hermanos pues la serpiente estaba demasiado grande y podría ser un peligro para la comunidad y los conminaron a llevársela del pueblo.

Muy a su pesar, los hermanos tuvieron que llevar a la serpiente lejos de la zona, así que la metieron a un saco y la llevaron caminando hacia el mar. Tuvieron que caminar cerca de 5 kilómetros de donde estaban.

Una vez en el mar, los jóvenes dejaron el paquete con la serpiente dentro y se marcharon. Al poco rato, la víbora logra escapar de su encierro y se sabe sola en el mar, así que regresa siguiendo los rastros que dejaron los hermanos.

En el camino, el enfurecido animal iba comiéndose los animales que encontraba, incluso a personas que se cruzaban en su camino. La bestia crecía cada vez más y se volvía aún más fiera e incontrolable. Poco a poco se acercaba al pueblo de los hermanos.

En medio de todo este desastre uno de los pobladores alcanza ver a la enorme criatura y da la alerta a los vecinos. Los hermanos recibieron la desastrosa noticia y deciden huir con su familia y grupo de pobladores. Raudamente toda esa muchedumbre se dirigió a las faldas de un cerro que actualmente se le conoce como Cerro Blanco, pero no advirtieron que la descomunal serpiente se había dado cuenta de sus movimientos y fue tras ellos.

El pueblo estaba en un pánico total, era un infierno lo que estaban viviendo. Los hermanos y sus vecinos llegaron al cerro y justo cuando la enorme serpiente estuvo a tiro de piedra de comérselos, el cerro abre y deja ingresar a los pobladores junto a la serpiente, luego de eso el cerro cierra la enorme entrada.

Actualmente se puede notar en el Cerro Blanco, una gran franja negra que sería la cicatriz que le quedó al cerro luego de abrirse y cerrarse, según la leyenda. Es por eso que los pobladores en honor al Dios de la motaña que había salvado al pueblo, le construyen lo que ahora es el Templo de la Huaca de la Luna.

Muy al margen de lo fantástico de esta historia, el complejo arqueológico Huaca del Sol y de la Luna de la civilización Moche, encierran muchos misterios que usted puede conocer bajo la orientación de guías y arqueólogos que han hecho los hallazgos.

No hay comentarios

Dejar respuesta