EDITORIAL ENERO 2016 : Elecciones Peruanas 2016, ¿más de lo mismo?

0
1329

AELECCIONES PERU

El 10 de abril los peruanos tenemos que ir a votar. Y en estos días la campaña dentro y fuera del país está al rojo vivo, donde da más crédito golpear al adversario. Somos testigos de golpes mediáticos más que de propuestas claras y menos aún pensar en un proyecto de país.

Nuestro Perú, rico en recursos está estancado. Se necesita reformar el Estado burocrático en diversas áreas: institucional, educativa, laboral y  tributaria de la mano de un candidato a líder con convicciones acompañado de un equipo capaz de incentivar inversiones y de confianza a empresas peruanas, extranjeras y a los trabajadores.

De 19 candidatos  inscriptos 12 han cambiado de color político, una muestra que prima la conveniencia personal a los viejos ideales políticos. Solo dos mujeres aspiran a ser Presidente: Keiko Fujimori y la congresista por Cusco, Verónika Mendoza, del frente de izquierda. Fujimori es la favorita con un 30% según las encuestas. Los partidos luchan por el segundo lugar y llegar al ballotage. Para otros su desafío es llegar al mínimo de 850 mil votantes que les permiten no perder su categoría ante el Jurado Nacional de Elecciones.

Keiko Fujimori tiene una base  importante en los sectores más populares que recuerdan la victoria de su padre frente al terrorismo. Sus debilidades son conocidas y una fuerte anti campaña recuerda a Alberto Fujimori preso por violaciones a los derechos humanos. Pedro Pablo Kuczynski y César Acuña, los candidatos que ocupan el segundo y tercer lugar en los sondeos, tienen cosas en común: PPK representa a la tecnocracia que es importante para la estabilidad macroeconómica de los últimos años y Acuña es un empresario regional, que logró construir una gran universidad. Acuña de origen humilde, triunfó con habilidad y la población, que está en la economía informal, lo tiene como un modelo. Pero tener “plata como cancha”  y un supuesto título obtenido por “plagio”, despierta dudas y preocupaciones.

Para la segunda vuelta se presentan dos probables escenarios: Keiko Fujimori  versus PPK  o Keiko versus un candidato populista con llegada en las regiones como los crecientes César Acuña o  el “outsider” Julio Guzmán, ex vice ministro de Industria de Humala, que formó su propio partido y hace un gran trabajo en las redes sociales, especialmente en Facebook. ¿Le alcanzará?

Atrás están el Apra que mantiene al fogueado Alan García y su oratoria que moviliza a algunos pero los “narco-indultos” de su gobierno lo han afectado. Su “estratégica” alianza con el PPC de Lourdes Flores  lo mantiene a flote, pero no ha sumado. El ex presidente Alejandro Toledo y Daniel Urresti del partido de gobierno tiene muy pocas chances, al igual que la izquierda de Verónika Mendoza.

Cual gitanos políticos,el resto de los candidatos Hernando Guerra García, Alfredo Barnechea y Gregorio Santos se presentan como cabeza de agrupaciones en las que no militaban, pero mantienen su registro vigente como organización política.  Francisco Diez Canseco, Fernando Olivera, Renzo Reggiardo, Vladimir Cerrón y Miguel Hilario han formado sus propios partidos y aspiran llegar al mínimo de electores, cosa improbable.

A esta multitud de candidatos, se le suman las campañas de los congresistas y es ahí donde  los partidos políticos ven en figuras populares del deporte o la televisión opciones para sólo sumar votos sin presentar un proyecto de país a futuro.  Es el reino de la improvisación y la informalidad.

La mayoría de nuestra sociedad peruana  elige casi siempre emocionalmente, por simpatía a un candidato y no a un partido o equipo de trabajo. Los peruanos votan en quién creen que los defenderá, que va a hacer algo por ellos. Y en los últimos años  nuestros presidentes han hecho poco por los intereses de la patria y de su gente. Cada votante será dueño y responsable de su “equivocación”. Es una buena oportunidad para tomar conciencia.

Debemos de cambiar el camino, despertar y pensar en un proyecto de país donde prime el interés común  más allá de los colores políticos. Parece una utopía pero que será necesaria empezar a lograrla.

El trabajo y la creatividad caracterizan al peruano, pero también la informalidad. Es el momento de tomar conciencia si queremos ver un Perú mejor para nuestros hijos. Nosotros en la distancia seguiremos avanzando y sumando.

 

Gustavo Huayre

Director

No hay comentarios

Dejar respuesta