Editorial: Elecciones voluntarias y obligatorias: A despertar

0
1437

 

 

bolivar

Elecciones voluntarias y obligatorias: A despertar

 

Los peruanos en la Argentina tenemos tres elecciones en los próximos ocho meses. En septiembre Consejo Consultivo de Buenos Aires; en Octubre para gobernadores provinciales en Argentina y en Abril del 2016 las presidenciales peruanas. A pesar de la importancia del acto cívico cada vez se cree menos en los candidatos y su representatividad.

El primer compromiso cívico será en unas semanas. Hace más de dos años que no contamos con Consejo de Consulta en Buenos Aires. No se llega al mínimo  de votantes que este año será de 956 una cifra que por experiencias anteriores parece inalcanzable que muestra el desinterés de la comunidad en este órgano consultivo. La responsabilidad  de difundir este acto electoral recae en una parte en la propia Cancillería y esta al parecer no dispone los recursos para que sea  eficaz la difusión y convocatoria al acto electoral. La buena voluntad de la prensa peruana no alcanza. Y lamentablemente los candidatos tampoco manifiestan sus propuestas frente a problemáticas de la colectividad: ayuda en emergencias, vivienda y salud, violencia doméstica, proyectos culturales o asesoramiento jurídico, entre los más importantes. Esta situación no cambiará en el corto plazo y nadie se hace cargo. Vale decir que es necesaria y urgente  la organización de la colectividad. Estamos en pleno desarrollo y necesitamos de la integración de todos sus componentes: instituciones, empresas, profesionales, estudiantes, trabajadores e individuos. Esta iniciativa no debe depender exclusivamente de las ganas o los deberes de nuestros funcionarios públicos, que son siempre ave de paso.

La segunda elección no es menos importante. En el mes de octubre muchos compatriotas que se  empadronaron voluntariamente podrán participar en la elecciones nacionales argentinas donde los extranjeros que tiene la radicación permanente pueden elegir gobernador provincial (las presidenciales es un derecho exclusivo a los nacionalizados). Dentro de la colectividad la militancia oficialista y opositora está a la orden del día y vemos las redes sociales un campo de batalla donde punteros políticos se encargan de defender y atacar acciones de gobierno. Lejos está la posibilidad de tener un genuino representante de los más de cuatrocientos mil peruanos en la patria adoptiva. El clientelismo político conquista seudo dirigentes y nuestra colectividad no está excluida.  Un parte de la colectividad vive de los subsidios del estado argentino para resolver problemas que nuestro país no ha logrado resolver. La solución a graves problemas de salud y de empleo son las razones más importantes por las que llegan compatriotas de sectores populares a estas tierras. Y son también los paliativos temporales estatales los que los mantienen de rehenes en muchos casos. Testimonios en las villas y barrios populares abundan. Y la corrupción policial o municipal para trabajar o vivir seguros no hace falta denunciarla.

Amar a la Argentina es querer que este mejor. El bien común depende del diálogo entre todos. No de favores. Ojalá las futuras generaciones aprendan a respetar la opinión diferente, a incluir y no excluir, a practicar un auténtico nacionalismo que no margine a nadie ni limite las libertades de desarrollo. Se quiere a la patria haciendo honor a nuestras raíces, a nuestra educación, a nuestra cultura, a nuestros valores y principios humanos.

Por ultimo en Abril del 2016 los peruanos con domicilio en Argentina tienen la obligación de ir a votar para elegir presidente del Perú. Nada cambiará con nuestros destinos pues los peruanos en el extranjero no tenemos representantes en el Congreso que vean nuestros problemas. Al parecer los millones de dólares en remesas de los más de tres millones de peruanos en el exterior todavía no son motivo suficiente para que nos tomen en cuenta. Por otro lado, si bien algunos números macroeconómicos  muestran mayor consumo y balances positivos, hay mucho por resolver con las industrias locales. Los movimientos políticos populistas que han gobernado los últimos años han permitido el avance de la corrupción que sigue conduciendo los destinos de la patria. Los países sudamericanos al parecer  tienen problemas e historias similares. Desde afuera con más experiencia y más años de vida, se analiza mejor. Siempre estará abierta la oportunidad de comprometernos con el futuro de nuestras familias en la madre patria. Ojalá tengamos más conciencia y participación en estas elecciones.

Comprometerse con un cambio para estar mejor, pensar en que debemos madurar, en que “hay mucho por hacer” como diría el gran César Vallejo (que moriría en Francia, lejos de la patria), esperemos se conviertan en banderas no muy lejanas en aquellos que mantengan auténticos y positivos principios de peruanidad. Nosotros seguiremos sumando y proponiendo.

Gustavo Huayre

Director

No hay comentarios

Dejar respuesta