EDITORIAL DICIEMBRE: 2015 – Fin de una etapa, la Argentina dividida

0
1557

cristina-kirchner-y-mauricio-macri1

En estos meses Argentina y Perú tienen elecciones y sus políticas de gobierno cambiarán, lo que invita a hacer balances de lo que vivimos en los últimos años. Han pasado doce años desde que el kirchnerismo llegó al poder a la Argentina y la colectividad peruana tuvo algunos avances pero también estancamiento. Expondremos los más resaltantes.

El trámite para obtener DNI argentino pudo normalizarse, lo cual permitió la radicación y obtener un trabajo en blanco. Los inmigrantes pudieron tener sus derechos y acceder al sistema de salud nacional. También la libertad de comprar dólares como en cualquier país normal se hizo inalcanzable. Conseguir dólar a valor oficial o hacer los trámites para envíos por ayuda familiar dificultó el envío de remesas a miles de compatriotas, y muchos hicieron su negocio con el valor del dólar blue. Algunos lograron  estabilidad laboral gracias a su esfuerzo personal. Otros lograron mantenerse con los subsidios que da el estado. Miles de compatriotas quedaron de rehenes de una bolsa de alimentos o un dinero que les ayuda a llegar a fin de mes. Antes que un plan social es necesario un trabajo digno. Las familias humildes tienen graves problemas de vivienda y salud  y miles de ellos cansados de abusos, optaron por no votar al kirchnerismo. Por esa razón, en la Provincia de Bs As por ejemplo, se perdió de manera catastrófica (léase inundaciones, inseguridad, etc). La lucha por los derechos humanos no es el logro de un partido político. Se defenderán por siempre a lo largo del tiempo.

Por otro lado la balanza comercial bilateral sigue a favor de la Argentina. Son muchos más los millones de dólares que Perú compra a la Argentina que los que le vende. Muchos productos peruanos como el pisco tuvieron que frenar su importación por las complicaciones en el sistema aduanero argentino impuso en los últimos años. Así no podría crecer nuestro mercado gastronómico.

La corrupción aumentó de forma exponencial. En todo ámbito, desde los emprendedores, talleristas, comerciantes o empresarios, sufrieron de abusos de autoridades corruptas. Abundan los testimonios al respecto. El avance de la delincuencia y del narcotráfico con zonas liberadas en todos los barrios de la Argentina, poniendo en peligro nuestra seguridad y de las familias solo es posible con autoridades cómplices. No faltó relacionar al inmigrante con la delincuencia. Funcionarios públicos y sectores de la prensa siguen  estigmatizando a los extranjeros relacionándolos con los males argentinos.

Los punteros políticos dentro de la colectividad se han hecho notar más que en otros años. El manual del populismo autoritario plantea la necesidad de dividir a la sociedad con una dicotomía de hierro: patria y antipatria. En estos últimos años medios oficialistas mostraban lo diferente a la línea oficial como antipatriótica. Nada más alejado de la democracia.

El sistema implantado por el Frente para la Victoria también ha dividido a la colectividad en ese aspecto. Pudo más la defensa de un modelo político que la organización de nuestra colectividad. Siguen postergados objetivos grupales importantes: la organización de nuestras asociaciones, la asistencia social planificada, la sede social, una federación de asociaciones, gremios de comerciantes o trabajadores peruanos que caminen juntos con objetivos comunes. Con esto se logra una colectividad unida. Y no dividida. Las redes sociales son campo de debates y testigo de esta división interna.

Hay muchas cosas pendientes. No dependerá sólo del nuevo gobierno que se resuelvan, sino de nosotros. No dependerá de un estado que siga ofreciendo  paliativos temporales para graves problemáticas. No se trata de ninguna genialidad; apenas del mínimo sentido común, para no perder el rumbo y que se respeten nuestros valores humanos. Tenemos un nuevo desafío y esperemos que las nuevas autoridades sepan  aprovechar el crédito dado por la mayoría y fomenten estos espacios de integración y participación.

Nosotros seguiremos levantando las banderas de la hermandad entre peruanos y argentinos. Que esta nueva etapa sirva para seguir estableciendo una colectividad unida, organizada y fraterna. Y que nuestra patria Argentina y Perú, retomen el camino de la paz y el desarrollo en este 2016. Cholo con Che seguirá avanzando y ofreciendo esta tribuna de información y reflexión.

¡Buen Año¡

Gustavo Huayre

Director Cholo con Che – Medios Peruanos en Argentina

No hay comentarios

Dejar respuesta