Detuvieron al «Rey de La Salada» y a tres policías por asociación ilícita

0
631

Jorge Castillo, la cara más visible del complejo de la feria conocida como La Salada, fue detenido en el marco de una causa que investiga una «asociación ilícita» que manejaba los puestos ilegales que se montaron durante años en el Camino de la Ribera, en la localidad de Ingeniero Budge, Lomas de Zamora.

Según informaron  fuentes policiales, en total hubo al menos 30 detenidos. Además de Castillo, dueño de «Punta Mogote», la feria más grande, en la numerosa lista figuran su hermano Hugo y su sobrino, Adrián, propietarios de otros paseos de compras. También cayeron tres policías: dos de la Bonaerense y una de la Federal.

En los 55 operativos se secuestraron unas 20 armas, entre las que había una picana eléctrica, 20 computadores, sistemas de monitoreo, documentación y plata. En el allanamiento que terminó con la detención de Castillo, en una casa de Luján, hubo una agente del grupo GAD terminó herido por una esquirla de un escopetazo.

La investigación, según trascendió, apunta a tres bandas que operaban en la zona. La disputa por el manejo de esos puestos callejeros, por los que se llegaba a cobrar hasta 800 pesos por día, desató una violenta guerra que terminó con al menos cinco muertos en un año y medio.

El botín es muy grande: a la recaudación por los alquileres de los pequeños stands, se le suma extras por «seguridad» y por «limpieza», y el control de los «trapitos».

En los últimos dos años, en los alrededores de las ferias legales de La Salada, habían comenzado a instalarse nuevamente los puestos ilegales. Esa situación se dio tras un megaoperativo que se realizó el 8 de abril de 2015, cuando fueron desalojados más de 7.000 de los vendedores ilegales, tras una orden judicial.

En ese momento, según explicó a TN el fiscal de la causa, Sebastián Scalera, varias personas «quisieron recuperar la zona y realizaron una serie de desmanes, cometieron robos, rompieron cámaras de seguridad e impidieron la circulación de vehículos».

Estos grupos, confirmó el fiscal, «tenía el control de miles de puestos callejeros que funcionaban afuera de los predios habilitados».  Ahora, con el nuevo operativo, todos esos puestos volvieron a ser desmantelados y esta mañana sólo se veían allí los restos de las estructuras.

Hasta 2015, además de las tres grandes ferias legales, la zona era el paraíso de la venta ilegal, con miles de puestos de 60 centímetros apiñados uno contra otro en unas 20 cuadras del Camino de la Ribera, con el Riachuelo de un lado y las ferias que componen La Salada del otro.

Durante aquel megaoperativo, la Policía llegó con 600 efectivos de infantería, topadoras y grúas.

No hay comentarios

Dejar respuesta